img_1058

bienvenido fracaso

Solo aquellos que se atreven a fracasar a lo grande pueden conseguir grandes cosas.

Robert F. Kennedy.

Vivimos en una sociedad en la cual se nos educa para tener éxito, ser los mejores, y ser felices. Desde que somos pequeños se nos bombardea con sacar buenas notas, hacer una carrera universitaria para tener un buen trabajo, un buen sueldo… y así, “en teoría” seremos felices y eso es todo a lo que podemos aspirar. Y si no somos de los que hacemos esto, se nos etiqueta con que seremos unos fracasados, no tendremos nada y el día de mañana no seremos nadie…

Pero… ¿qué es el fracaso? ¿qué es la felicidad? creo que tenemos un concepto muy desvirtuado de éstas dos palabras.

Ser felices o tener éxito muchas veces pensamos que van juntas de la mano, y no tiene porque ser así. Puedes tener muchos éxitos laborales y no ser feliz, porque quizás lo que haces no te llena, no es tu pasión y por lo tanto, te puedes sentir fracasado. Tener éxito y ser felices es hacer lo que te gusta, dedicarte a lo que te apasiona, es sentirte realizado, estar rodeado de la gente que quieres y ser coherente entre lo que haces y lo que sientes, ser fiel a tus valores, esforzarte por tu sueño, y trabajar duro por tus objetivos, los tuyos no los de los demás y hacerlo por ti. Para mi esto es el éxito más grande que puedes tener en la vida.

Ser fracasado no es hacer lo que la sociedad te inculca que debes hacer, ser fracasado no es no estudiar una carrera con salidas y tener un trabajo con un buen sueldo. Estamos muy equivocados. Ser fracasado es no atreverse a hacer lo que unos quiere por miedo a que las cosas no salgan como esperamos, ser fracasado es no luchar por nuestros sueños por miedo a perder, ser fracasado es no querer salir de la zona de confort por cobardía, ser fracasado es no intentar hacer lo que nos apasiona porque alguien en algún momento de nuestra vida nos ha dicho que nunca lo podremos hacer.

Y sobretodo, por encima de todo creo que el gran error, es que ser fracasado NO es no conseguir nuestro objetivo, no ser los mejores, no ser el primero. Esto no es ser fracasado esto es ser valiente, es crecer, es experiencia, es vida, porque si luchas puedes perder, pero si ni lo intentas ya has perdido.

En el momento en que una persona se lanza al vació, se arriesga y se atreve a trabajar por algo, en ese mismo instante, esa persona ya ha ganado todo el éxito del mundo, porque logre o no su objetivo habrá recorrido el camino que él ha escogido, habrá crecido, habrá llenado su mochila de la vida de muchas experiencias y esa persona nunca jamás volverá ser la misma que era antes. Nunca volverá a ser esa persona conformista que era antes, habrá ganado autoestima y confianza porque ha visto que ha sido capaz, al menos, de intentarlo y sólo por eso ya ha valido la pena.

Todo gesto, toda lucha, todo intento, toda caída, todo fallo y todo acierto que vivimos son pequeñas victorias. Los errores y las equivocaciones forman parte del éxito, forman parte del aprendizaje y privar a alguien de las caídas o los errores, es privarlo de vida. Por querer proteger, evitar un desengaño o una decepción no podemos pensar que es mejor no hacer nada, porque ese NO HACER, ese es el único fracaso que podemos cometer en la vida.

Sobrevalorar el éxito e infravalorar el fracaso es el camino directo hacia cortar las alas del aprendizaje y realización de uno mismo.

Compartir en las redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *