slider2

TU VICTORIA INTERIOR

Todo lo que hacemos es un reflejo de cómo vivimos interiormente lo que ocurre en nuestro alrededor.

Podemos ser grandes vendedores, deportistas o empresarios, pero nada de lo que hacemos tendrá sentido si no se apoya en un interior fuerte y equilibrado, que cree en sí mismo a pesar de las circunstancias y saca cada día su mejor versión.
Ninguna medalla se gana sólo entrenando físicamente, de esa manera preparas el cuerpo para que sea capaz, pero para poder competir con los mejores debes tener algo que te haga mejor que ellos, y eso únicamente se puede tener entrenando tu forma de ser.
El cómo afrontas los errores, qué aprendes de ellos, y sobre todo como haces para ignorarlos cuando ya has aprendido lo suficiente y tienes que continuar el entrenamiento o la competición.
Todos nos enfrentamos a éstas situaciones en nuestro día a día, pero como no tenemos a  alguien constantemente siguiéndonos con un cronómetro en la mano y que nos diga, esto está bien porque te hace más rápido o más fuerte, no prestamos atención.
Cada mañana te levantarás y alguien estará compitiendo contigo, alguien se estará preparando para ganarte y decirte, ves como no podías, alguien que sí habrá entrenado para saber qué hacer y qué decir en cada instante, alguien que siempre tiene fuerzas para hacer un poco más, alguien que cuando abres los ojos ya está despierto, alguien que cuando te vas a ir a la cama decide continuar un poco más, alguien que estará dispuesto a dejarse la piel,
Ese alguien lo tienes delante de ti en el espejo, ese alguien eres tú, sólo tienes que creer en ti y saber que parte de ti alimentas.
Es la parte de ti que alimentas la que vence. Tienes la que se rinde, cada vez que dejas algo para mañana, cada vez que aceptas un no por respuesta, cada vez que crees que no puedes, cada vez que te conformas con menos de lo que mereces, el yo al que derrotas cuando decides sacar tu otro yo… Y la que cada día te dice que quieres aprender algo nuevo, que te vas a despertar más temprano, que ese fallo no era importante al fin y al cabo y que lo seguirás intentando, creciendo y luchando a pesar del miedo, de los contratiempos. Debes escoger!
Cada día puedes decidir ser tú mayor fan y sacar tu mejor versión, o ser tu peor enemigo, sabotearte y quedarte pensando todo lo que podrías hacer y ser, pero no haces. Ignora esa


voz negativa, elimina las barreras imaginarias y los límites autoimpuestos.

Cada día puedes autosabotearte o ser campeón de la vida.

Y tú, ¿ qué versión de ti mismo escoges?.

Compartir en las redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *